LA FUERZA DE VOLUNTAD SE ENTRENA:¿QUÉ HACER PARA CONSTRUIR LA MOTIVACIÓN Y NO PROCRASTINAR?

¿QUÉ ES LA FUERZA DE VOLUNTAD?

Cuando hablamos de fuerza de voluntad nos solemos referir a un término que hace referencia a una especia de motivación que nace del individuo por sí sola, como si fuese intrínseca y surgiera de la persona sin mayor influencia externa.


Ahora bien, nadie tiene más fuerza de voluntad que otra persona, ninguna persona tiene un gen que le predisponga a ser más fuerte en ese sentido, ni una serie de motivaciones que hayan venido de serie desde que naciste.
Simplemente, las personas tenemos una historia de vida, una serie de aprendizajes que hace que te comportes de una manera u otra, un contexto o medio diferente al resto y una forma diferente de responder al mismo.

LA FUERZA DE VOLUNTAD SE ENTRENA
Se ha hecho referencia a que la fuerza de voluntad también depende de una serie de
aprendizajes, por lo tanto, ¿Se podría aprender a ser más perseverante en una tarea (escolar, laboral, actividades deportivas, etc.) y disminuir la tendencia a la procrastinación?
Siempre teniendo en cuenta que va a haber contextos más favorecedores que otros, la
respuesta sería que sí se podría cambiar algunos comportamientos. Veamos algunas ideas.

ESTRATEGIAS IMPRESCINDIBLES PARA MEJORAR LA FUERZA DE VOLUNTAD
1)Fuerza de voluntad: Dividir la tarea en pequeños pasos e ir incrementando la exigencia poco a poco. Por ejemplo, empezar yendo al gimnasio uno o dos días en semana, y cuando durante cierto tiempo cumplamos ese objetivo con una gran probabilidad de éxito, ir incrementando la exigencia, aumentando las horas o días que acudimos al gimnasio.

2)Fuerza de voluntad: Planificar un horario de esos pasos y tenerlos visible en algún lugar: si no dejas un hueco en tu rutina para esa actividad, es probable que pase el día y al final no la acabes haciendo.


3)Fuerza de voluntad: Controlar la estimulación distractora:
en el caso de que vaya a estudiar, si tengo una ventana con la cual me distraigo, taparla si es posible, retirar teléfonos móviles o usar aplicaciones de bloqueo de otras aplicaciones, entre otras.


4)Fuerza de voluntad: Intentar que la tarea previa a la que queramos realizar no sea muy agradable:
si queremos que nuestros hijos se duchen y no les suele gustar hacerlo, sería mejor que previamente a la ducha, no estén jugando a su videojuego favorito o viendo una película que les guste, si no, el coste de ducharse va ser aún mayor para ellos.


5)Fuerza de voluntad: Principio de Premarck: realiza tras la actividad que has planificado hacer, algo agradable. Por un lado, con esto conseguimos que aumente la probabilidad de hacer la tarea planificada (por ejemplo, estudiar), ya que, si no la realizo, sé que voy a perder la oportunidad de hacer algo que me gusta posteriormente.

En la próxima publicación, continuaremos dando ideas acerca de cómo entrenar la fuerza de voluntad.

Isabel Marchal Mateos, psicóloga de niños, adolescentes y adultos en Utrea (Sevilla) y psicóloga en Sevilla.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *